domingo, 28 de junio de 2009

Honduras: ULTIMA HORA: Los militares detienen al presidente de Honduras, Manuel Zelaya.

Los militares detienen al presidente de Honduras, Manuel Zelaya.

El presidente de Honduras, Manuel Zelaya ha sido sacado a la fuerza de su vivienda por elementos militares, informaron esta mañana emisoras radiales.

La noticia fue confirmada por el secretario privado Eduardo Enrique Reina. "No sabemos hacia dónde ha sido llevado el presidente de la República", decía la emisora Radio Cadena Voces, que también afirmó desconocer el paradero de la familia presidencial.

Según la información que ha trascendido, cuatro comandos del ejército nacional rodearon a eso de las 6:00 AM la residencia del mandatario en la colonia Tres Caminos de Tegucigalpa. Los militares desarmaron a todos los miembros de la guardia presidencial y se llevaron con rumbo desconocido al mandatario.


Un delito constitucional consuma hoy el gobierno al desarrollar la encuesta de opinión ciudadana, un proceso viciado y nada transparente.

Tras casi ser destituido en el cargo por el Congreso Nacional (CN) por sus actuaciones irregulares, el presidente Manuel Zelaya da un paso más en su intento por cambiar la forma de gobierno democrático por un sistema socialista.

Esta encuesta preguntará a la población si está de acuerdo en que en las elecciones nacionales de noviembre se convoque a una Asamblea Nacional Constituyente.

Esta Constituyente tendría como función derogar la actual Constitución e imponer una que, según los críticos, ya está elaborada y está empapada del autoritarismo impreso en la Carta Magna de Venezuela.

Los resultados de la encuesta no son vinculantes, por lo que el Congreso no está obligado a acatar la petición que mande el Ejecutivo para que se forme la Constituyente.

Además de ilegal, según el Poder Judicial, la Fiscalía y la misma Procuraduría General, este proceso carece de transparencia por la omnipresencia del Ejecutivo y falta de participación de entidades garantes.

Es así que el gobierno hace una encuesta que él convoca, organiza, supervisa, escrutina votos y proclama los resultados.

La consulta, coordinada por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), inicia a las 6:00 de la mañana y en las 15 mil cajas receptoras que se instalan en todo el país solo participan representantes del Ejecutivo.

Para cuando la encuesta termine, a las 4:00 de la tarde, los resultados se enviarán por mensajes de texto a una central de Hondutel, sin que nadie constate que las cifras no sean manipuladas.

Extraoficialmente se ha dicho que desde hace algún tiempo el gobierno ya tiene definido cómo quedará esta encuesta.

La distribución del material la han hecho empleados del gobierno o sindicalistas amigos del Presidente, luego de que el Ejército no aceptó cumplir la orden ilegal de hacer esa labor.

Ayer el gobierno presentó a representantes de organismos internacionales y de la OEA, miembros de comitiva de acompañamiento de la encuesto y no como observadores.

El gobierno ha tenido que recurrir a pagar a miles de personas, incluidos periodistas, para que se involucren en el ejercicio, de acuerdo a denuncias.

Se le han pagado hasta 500 lempiras a las personas que han firmado las hojas en las que se pide que se haga la encuesta.

Además, existe la denuncia que en las dependencias estatales se amenazaron a los empleados que no dejen su trabajo para sumarse a la logística de la encuesta.

Quienes participen en esta encuesta cometen un delito, pues el Juzgado de Letras de lo Contencioso Administrativo dejó en suspenso todo acto relacionado a la encuesta y cuarta urna.

Esta resolución se tomó al admitir un amparo con suspensión de acto reclamado interpuesto por el Ministerio Público (MP).

El presidente Manuel Zelaya no se cansa de dar gracias a Estados Unidos de ayudarle para que no se consumara su destitución por poner en riesgo el sistema democrático del país.

El Congreso Nacional estudiaba la noche del jueves la posibilidad de que se le levantara un antejuicio y fuera separado del puesto.

La presidencia de la República iba a ser ocupada por el titular del CN, Roberto Micheletti, pero funcionarios de Estados Unidos mediaron para que eso no sucediera.

También, las Fuerzas Armadas (FF AA), dirigidas por el jefe del Estado Mayor Conjunto, Romeo Vásquez Velásquez, dejaron claro que si se producía el cambio de mando ellos dejarían sin efecto ese acto para convocar a una Asamblea Nacional Constituyente.

Quienes le ayudaron a que siguiera como Presidente, sufrieron el ataque de Manuel Zelaya. Los militares dijeron que no podían obedecer la orden ilegal de trasladar las urnas y custodiar el proceso porque esa acción está en contra de la Constitución.

Desesperado y lleno de cólera, Zelaya ordenó la noche del miércoles, la destitución de Romeo Vásquez Velásquez, así como también aceptó la renuncia del ministro de Defensa, Edmundo Orellana.

En solidaridad con Vásquez renunciaron los jefes de las tres fuerzas militares, Naval, Aérea y Ejército.

Ante esa posición legal, Zelaya llevó una turba a la Fuerza Aérea Hondureña para sacar las urnas que se usarían en la encuesta.

Zelaya quería reunir a unas 30 mil personas, pero a la manifestación solo llegaron unas 1,500. A medida que pasa el tiempo, queda en evidencia que el Presidente pierde respaldo, al grado que a las conferencias llegan pocos periodistas, incluidos algunos corresponsales internacionales que han dado cobertura a la crisis política.

El Tribunal Supremo Electoral declaró ilegal esta encuesta, pero el gobierno, al igual que contra una resolución judicial, hizo caso omiso a esa posición.

Este procedimiento de consulta, además de ilegalidad, ha estado inundado de mentiras y medias verdades.

El director del INE, Sergio Sánchez fue llamado a declarar ante los magistrados del TSE, ante quienes aseguró que la institución que el dirige no haría la encuesta y que ni tenía presupuesto para hacerla. Esta versión la contaron los magistrados electorales.

Pero, sorprendentemente, Sánchez dijo al día siguiente que sí haría la encuesta y que sus declaraciones se habían tergiversado.



Secretario privado de Zelaya: “Estamos haciendo la denuncia internacional”

Los militares detuvieron este domingo al presidente de Honduras, Manuel Zelaya, que estaría retenido en la base aérea, informó su secretario privado, Enrique Reina, a los medios locales.

"Se llevaron al presidente de su casa militares para la fuerza aérea. Estamos haciendo la denuncia internacional", dijo el secretario.

El presidente tenía decidido este domingo llevar a cabo una encuesta en las urnas, que había sido declarada ilegal tanto por la justicia ordinaria como por la electoral.

Según un testigo entrevistado por Radiocadena Voces, cuatro comandos de unos 200 soldados llegaron a la residencia del presidente hacia las 06H00 (12H00 GMT).

Los militares realizaron "cuatro disparos" y después salieron en tres vehículos rumbo a la base aérea.

Su residencia privada estaba rodeada por decenas de militares fuertemente armados, confirmó un fotógrafo de la AFP.

Las retransmisiones del canal 8 de televisión, gubernamental, salieron del aire. Momentos antes, el presentador de las noticias anunció: "Parece que los militares vienen hacia aquí".

Segundos antes, llegó a pedir a la población que se concentrara en la plaza de la Libertad.

Los funcionarios de Casa de Gobierno serán investigados por servir de bodega y centro de distribución de las urnas para la encuesta de opinión de este domingo.



Magistrado Matamoros reiteró que presidente Manuel Zelaya fue detenido.

El magistrado electoral de Honduras, David Matamoros, reiteró que el presidente de Honduras, Manuel Zelaya fue sacado de su casa y llevado a una base de fuerza aérea. “Los medios están trasmitiendo sin mayor conocimiento y esperamos que todo en el país esté dentro de la tranquilidad y la paz”.

Fuente:
Globovisión
28/06/2009 10:06:21 a.m.

Via Jorge Garcia Rangel.
via blog diexismo venezuela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada